La radiofrecuencia ha sido utilizada en multitud de tratamientos médico-estéticos desde hace ya más de 75 años en todo lo referente a la cirugía no invasiva, en donde se ha conseguido aplicar diversas técnicas de ablación por radiofrecuencia y de crioablación.

Aparte de los que veremos en esta página y explicaremos en otros artículos, la radiofrecuencia se utiliza en diferentes tratamientos a fin de luchar contra la apnea del sueño y mejorar el estado de las arritmias cardíacas.

Por su parte, otro de los términos clave para entender este concepto es el de la diatermia, la cual es un sistema que ha sido concebido en la utilización del calor que produce la radiofrecuencia en los tratamientos quirúrgicos, de forma que se produzca una coagulación de los tejidos y se impida que el epitelio intervenido sangre durante la intervención.

La radiofrecuencia como tratamiento facial, corporal y estético

La radiofrecuencia lleva a niveles de energía y calor en donde no se produzca la ablación, también es muy utilizada en muchos de los tratamientos cosméticos que a día de hoy conocemos, muchos de ellos encaminados a reducir la grasa localizada o fomentar la reparación del tejido y su cicatrización. Sin duda, uno de los sistemas más utilizadas en las clínicas de medicina estética y en los centros de belleza.

Tipos de radiofrecuencia

tipos de radiofrecuencia
Con el paso de los días cada vez más gente recurre a este tratamiento, pues en los últimos años la evolución que esta técnica de rejuvenecimiento ha experimentado ha sido más que increíble, todo, sin ninguna duda, gracias a los maravillosos resultados que está reportando.

En el siguiente fragmento explicaremos de forma breve cada uno de los tipos de radiofrecuencia que existen en la actualidad. Recuerda que haciendo clic en el enlace podrás leer más información acerca de ellos.

  • Monopolar: es aquella que genera calor de forma específica en las capas más profundas de la tez. Se recomienda especialmente para luchar contra los tejidos adiposos y, cabe destacar, que es la que menos efectividad tiene.
  • Bipolaractúa directamente sobre la epidermis, y está indicada para apaliar los signos de la flacidez y de las arrugas en el rostro.
  • Tripolar: es una mezcla de las radiofrecuencias anteriores y, por ello, su finalidad es la de luchar tanto contra la flacidez como contra la grasa. Gracias a este tratamiento la energía y el calor se localizan de forma menos dispersa, necesitando muchísima menos potencia en la intervención y, por ende, generando menos posibilidades de quemar al paciente.

Secciones destacadas:

la radiofrecuencia como actua

¿La radiofrecuencia cómo actúa?

Al hablar de radiofrecuencia nos referimos al tratamiento que basa tu sistema en el uso de ondas electromagnéticas de muy alta frecuencia que provocan el calentamiento de las diferentes capas de la piel. Todo esto provoca la aplicación de un calor controlado sobre la dermis, lo cual reporta efectos beneficiosos tales como:

  • La creación de nuevo colágeno tanto en el tejido subcutáneo como en el de la piel, posibilitando de esta manera que todas las capas de la dermis adquieran fuerza y firmeza gracias a la recolocación de los septos fibrosos, así como también del engrosamiento dérmico suprayacente.
  • Drenaje linfático mejorado: esto permitirá reducir la cantidad de líquidos y toxinas embebidas en el tejido adiposo que afectan a la creación de la celulitis.
  • Mejora de la circulación de la sangre y del tejido subcutáneo: gracias a un mejor sistema circulatorio el proceso que hace posible la metabolización del tejido graso mejorará notablemente, y se conseguirá un aspecto mucho más sano y estético de la piel.
  • Migración y transporte de los fibroblastos: por último, después de haber realizado una pequeña lesión controlada del tejido, se produce una respuesta inflamatoria que en última instancia vendrá de la mano de la migración de los fibroblastos, hecho que refuerza aun más si cabe la configuración del colágeno, consiguiendo rejuvenecer de esta manera de esta manera el área tratada.

Dependiendo del tipo de radiofrecuencia que se utilice (más adelante veremos cuáles son), las capas de la piel se calientan de diferente forma, siendo este un tratamiento indoloro, no invasivo y que resulta altamente efectivo para la disminución de los síntomas de la celulitis y de la flacidez, ya sea lumbar, corporal, abdominal o facial.

Una vez se ha dispuesto el paciente a proceder con la aplicación de la radiofrecuencia, uno de los efectos y resultados inmediatos que se obtiene es la creación de elastina y colágeno subcutáneo, lo cual, como ya hemos comentado antes, en combinación con el sometimiento a diversas sesiones del tratamiento hace que el colágeno más profundo se reestructure y se sustituyan las células más antiguas por unas de nueva creación, aportando así una mayor elasticidad a todos los tejidos y consiguiendo una piel mucho más suave y tersa en rostro, abdomen y cuerpo.

Todo lo anterior deriva en una disminución de la cantidad de arrugas así como de la flacidez epitelial. Además, los efectos empiezan a notarse desde la primera sesión, aunque estos no alcanzarán su mejor versión hasta pasado el primer mes, a partir del cual los resultados comienzan a ser más visibles.

No obstante, todo esto dependerá del estado de la piel de cada persona, así como las reservas de colágeno que uno tenga y el número de citas a las que uno haya acudido, en tanto que lo recomendable es, como mínimo, entre 4-10 sesiones; que irán en función del tipo de radiofrecuencia y de la superficie corporal que se vaya a tratar.

la radiofrecuencia como se aplica

¿El tratamiento de radiofrecuencia cómo se aplica?

El procedimiento es bastante sencillo. Antes de iniciar la sesión, se suelen tomar fotos de los pacientes y el médico procede al marcado de la zona a tratar mediante la utilización de un rotulador quirúrgico.

Después, se limpia la piel de cualquier impureza y resto de maquillaje con un aceite especial, para de esta manera proceder a aplicar energía sobre la misma, siendo este calor el que se introduce a través de un cabezal específico que se desplaza continuamente por toda la piel.

La duración de la sesión de brazos puede oscilar entre 25-30 minutos, mientras que, por su parte, en zonas más amplias y que abarquen más superficie, como puede ser el caso de las cartucheras, puede llegar hasta los 45-60 minutos.

Cuando se ha terminado con la sesión, un gel hecho a base de aloe vera es aplicado en la superficie tratada, en tanto que una vez se haya finalizado el paciente podrá retomar su rutina diaria con total normalidad.

No obstante, se recomienda no exponerse al sol durante las 48h posteriores al tratamiento. Además, es aconsejable beber mucha agua a fin de conseguir unos resultados aun más efectivos.

Aquí te dejamos un vídeo explicativo que te ayudará a entender mejor todo el proceso:

Número de sesiones

El número de sesiones que se necesitan depende del estado, de la exigencia y de la piel de cada paciente, pero en cualquier caso, mínimo se necesitarán, en los tratamientos faciales, entre 4-6 sesiones, mientras que en la radiofrecuencia corporal la horquilla puede variar entre 6-10.

Nota: el tratamiento de la radiofrecuencia es un procedimiento que el cuerpo tolera con toda normalidad y que no necesita de anestesia.

radiofrecuencia

Preguntas frecuentes

Esta página ha sido solamente a modo de introducción, por lo que si deseas consultar más información acerca del tratamiento de radiofrecuencia ponemos a tu disposición más apartados que podrás consultar haciendo clic en el menú de navegación.

No obstante, sabemos las preguntas y las dudas que, por otra parte normales, esta técnica podría plantearte.

Así pues, hemos decidido abrir un apartado en el que poder responder a las preguntas más frecuentes que una persona podría tener a la hora de acudir a un centro de medicina estética o a una clínica especializada.

¿Cuál es la radiofrecuencia facial?

Es aquella que a través de aparatos específicos utiliza su campo eléctrico para producir ondas de calor y energía sobre las capas más profundas de la piel, de forma que estas últimas se movilicen y, por ende, se obtenga una piel más tersa y suave.

¿Cuál es la radiofrecuencia más efectiva?

Por encima de cualquier otra, la radiofrecuencia tripolar es la más efectiva de todas.

¿Quién realiza la radiofrecuencia?

Todo depende del paciente. Por una parte, cabe la posibilidad de acudir a una clínica especializada o a un centro de medicina estética, pero también se puede optar por la posibilidad de hacer la radiofrecuencia en casa utilizando aparatos específicos para ello.

¿Dónde actúa la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia actúa principalmente en dos problemas estéticos: el descolgamiento de la piel y la flacidez de los tejidos, aunque también puede actuar y enfocarse hacia el tratamiento de arrugas y de los surcos nasogenianos.

¿Dónde se puede hacer radiofrecuencia en Barcelona?

Hay muchas clínicas especializadas, así que para ahorrarte el trabajo, haz clic aquí para rellenar el formulario y nosotros te ayudaremos a encontrarla.

¿En la radiofrecuencia cuándo se ven los resultados?

Desde la primera sesión ya empiezan a observarse los primeros resultados.

¿Qué radiofrecuencia es mejor para la cara?

La radiofrecuencia facial, ya que está específicamente indicada para la zona del rostro.

¿La radiofrecuencia a partir de qué edad se puede hacer?

A cualquier edad es posible someterse a este procedimiento, todo dependerá de la voluntad del paciente, aunque lo más normal es que sean mujeres de entre 30-50 años las que lleven a cabo este tratamiento.

¿Cuál es el precio de la radiofrecuencia?

La Seguridad Social no cubre este tratamiento, por lo que el precio de una sesión dependerá en última instancia de cada centro médico.

Sin embargo, el precio medio puede estar entre los 150-300€ (por cada seis sesiones). Aunque hay que tener en cuenta que ciertas clínicas ofrecen packs en los que se incluyen algunas sesiones extra por un precio más reducido.

Radiofrecuencia e implantes de titanio, ¿son compatibles?

Si una persona dispone de implantes dentales, de titanio, marcapasos o cualquier otro tipo de dispositivo de características similares, no debería de someterse a este tratamiento, pues el calentamiento que producen las ondas electromagnéticas podría alterar el correcto funcionamiento de los mismos.

¿La radiofrecuencia facial es dolorosa?

No. No obstante, cada persona puede tolerar de distinta forma la sensación de dolor y de calentamiento, pero esto no irá más allá de un ligero picotazo producido por el calor que generan las ondas electromagnéticas.

¿Existe proceso de recuperación en la radio frecuencia facial?

En los tratamientos de radiofrecuencia no hay proceso de recuperación, puesto que se trata de un método indolor y no invasivo. Únicamente podrían aparecer efectos secundarios que se asemejarían a un pequeño enrojecimiento de la zona tratada durante algunas horas, muy parecido al que se puede obtener de la exposición prolonga al sol.

¿Cuánto tiempo pueden llegar a durar los efectos?

Todo dependerá de los pacientes, del tipo de piel que estos tengan y de la técnica que se haya utilizado, aunque los efectos suelen durar varios meses o incluso un par de años en el mejor de los casos.

¿Qué se recomienda para el antes y después de la radiofrecuencia?

Lo más inmediato es no tomar el sol una vez terminada la sesión. Tampoco auto-aplicarse cremas bronceadoras durante, por lo menos, 15 días después del tratamiento.

En suma, finalizada la sesión correspondiente, es de vital importancia seguir las recomendaciones de los médicos especialistas, así como la aplicación de una crema hidratante a fin de reducir al máximo las mínimas contraindicaciones y los efectos secundarios que ya de por sí tiene la radio frecuencia.

¿Quién puede someterse a esta técnica estética?

Cualquier persona sana y sin patologías en la piel puede someterse a este tratamiento, aunque lo más importante de todo es que cada paciente sea sometido a una valoración previa realizada por los médicos a fin de asegurarse de que esta persona es apta para la radiofrecuencia.

¿Qué personas no deberían llevar a cabo la radiofrecuencia?

Lo comentábamos en otros artículos pero, cualquier persona que padezca de enfermedades crónicas, disponga de marcapasos, dispositivos electrónicos o esté en el grupo de mujeres embarazadas y/o lactantes no deberían de someterse al tratamiento.

¿Puede combinarse con otras técnicas antiedad?

Sí, totalmente. De hecho, las combinaciones que más se suelen recomendar son las de radiofrecuencia y mesoterapia facial, presoterapia, cavitación o ultracavitación. Todas estas uniones funcionan extraordinariamente bien de cara a mejorar aun más sus efectos.

¿Los resultados son iguales que los de un lifting facial?

No. Bajo ningún concepto. Es una técnica altamente eficaz, pero los resultados y los beneficios que se obtiene de un tratamiento de radiofrecuencia no son comparables a los de la cirugía estética, puesto que hay casos en los que, por ejemplo, se practica la utilización de láser.

Tratamiento de Radiofrecuencia: Información, Opiniones de Expertos y Precios de las Mejores Clínicas de España
4.14 (82.86%) 7 votes